Tronco de Navidad {Recetas de Navidad}

Antes de ponernos con la receta.. .FELIZ AÑO NUEVO!! ¿Qué tal han ido estas fiestas? no sé vosotros, pero yo estoy saturada de cenas, comi...

Antes de ponernos con la receta...FELIZ AÑO NUEVO!! ¿Qué tal han ido estas fiestas? no sé vosotros, pero yo estoy saturada de cenas, comidas, picoteos, cocinar, carne...Pero todavía queda una fiesta y he pensado que no a todo el mundo le gusta el Roscón de Reyes así que como no pude publicarlo en su momento, aquí os dejo una buena alternativa: Tronco de Navidad. Además, nos permite mil y una modificación, sabores, contrastes...Siempre a gusto del consumidor!

El Tronco de Navidad o “bûche de Nöel”, es uno de los postres navideños por excelencia en Europa. La tradición cuenta que era costumbre escoger un tronco grande, decorarlo y dejar que ardiera durante el día de Navidad. Esta costumbre pasó a la repostería, elaborándose un dulce con forma de tronco. Consiste en un brazo de gitano hecho de bizcocho genovés relleno y cubierto de chocolate.
 
Ingredientes:

Para el bizcocho genovés (para una bandeja de horno)
4 huevos
120 gramos de azúcar
120 gramos de harina de repostería (Hacendado)

Para el almíbar
100 g de azúcar
100 g de agua
2 cucharadas de licor brandy

Para el relleno:
 Medio litro de nata
100 gramos de azúcar

Para la cobertura del Tronco:
Una tableta de chocolate negro para repostería

Preparación:

Para el bizcocho genovés: Primero tamizamos la harina y la reservamos. Separamos las claras de las yemas y montamos las claras ayudándonos de las varillas eléctricas. Mezclamos el azúcar con las yemas hasta que quede como una pomada. 

Añadimos las yemas a las claras montadas SIEMPRE con movimientos envolventes con una varilla manual o una espátula (si lo hacemos demasiado deprisa, corremos el riesgo de que las claras se bajen). 

Cuando lo tengamos integrado todo, añadimos poco a poco la harina tamizada y nuevamente con movimientos envolventes mezclamos hasta que esté todo homogéneo.  

Ponemos una lámina de papel sulfurizado en la bandeja de horno y vertemos la mezcla. Con la ayuda de una espátula, la extendemos hasta que quede con un grosor uniforme y ocupe toda la bandeja. 

Con el horno precalentado a 180º con calor arriba y abajo y sin aire, horneamos 12-15 minutos, controlando siempre que hay que sacarlo cuando empiece a estar dorado. 

Con la plancha aún caliente, despegamos poco a poco el bizcocho del papel (un truco es darle la vuelta sobre otro papel para que la lámina con la que hemos horneado quede encima y así nos sea más fácil despegarlo). Una vez lo tenemos despegado, lo enrollamos sobre si mismo dándole la forma característica para que así se enfríe así y nos sea más fácil trabajarlo.

Mientras horneamos el bizcocho vamos preparando el almíbar, porque debe estar frío cuando pintemos el bizcocho. Para ello, ponemos en un cazo todos los ingredientes y vamos removiendo con la ayuda de unas varilla para que el azúcar se disuelva bien y no se pegue.  Pasados 5 minutos más o menos, retiramos del fuego y dejamos enfriar. 

El relleno del bizcocho será de nata. Para montar la nata, esta debe estar muy fría, por lo que conviene que la tengamos en la nevera un par de horas antes de usarla (conviene que  la temperatura de la nata  sea entre 5 y 10 ºC.) La cantidad de azúcar usado depende mucho del gusto personal y no tendrá nada que ver en si monta o no, montará igualmente sin depender de la cantidad de nata que le pongamos. Para montar, empezamos batiendo la nata hasta obtener una crema líquida y añadimos poco a poco la mitad del azúcar. Batimos hasta que el azúcar esté integrado y añadimos el resto del azúcar y batiremos hasta que la nata esté montada. 

Ya tenemos todo preparado, así que empezaremos a montar el tronco. Para ello cogemos la plancha de bizcocho genovés y pintamos con el almíbar frío la parte superior, que es la que quedará en el interior del tronco. Una vez el bizcocho haya absorbido todo el almíbar, ponemos una generosa capa de nata. Obviamente a la hora de de enrollar saldrá nata por los lados, que tendremos que retirar. Conforme vayamos enrollando, iremos pintando con el almíbar la parte que queda fuera para que también quede impregnado.  Vamos enrollando hasta que quede redondo por completo y metemos en la nevera para que a la hora de ponerle  el chocolate sea más fácil y cuando lo cortemos para hacer la rama, no se rompa. 

Mientras tenemos el tronco en la nevera, vamos derritiendo el chocolate al baño maría. Conviene que cuando lo pongamos sobre el tronco, esté derretido pero no caliente para que no estropee la nata.

Pasada una hora, sacamos el tronco de la nevera. En la parte superior, hacemos un corte oblicuo para poder hacer la rama que pondremos en un lateral del tronco. 

Ponemos el tronco sobre la rejilla del horno y lo vamos cubriendo de chocolate. Al ponerla encima de la rejilla del horno, el chocolate sobrante irá cayendo. Esperamos que enfríe un poco y con la ayuda de un tenedor, hacemos unas ondas por encima del chocolate para decorarlo.

Y este es el resultado. Espero que os guste y que os animéis, por que es una genial alternativa al Roscón de Reyes!! 




También pueden interesarte estas recetas:

14 comentarios

  1. Yo también estoy algo saturada de comidas, reuniones, picoteo, bombones, turrón, ... a partir del día 7 se acabó!! ;D
    Te ha quedado muy bonito tu tronco de navidad! Yo lo rellené esté año de mousse de turrón!!
    Feliz año y que te traigan muchas cositas los reyes!
    Besos
    Sonia www.mylifeofdetails.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado estupendo, tiene una pinta espectacular.

    Feliz año, besos

    ResponderEliminar
  3. te ha quedado con una pinta fantástica. yo este año me he estrenado con el roscón, a ver si al que viene me estreno con el tronco :)
    besos!

    laurilla fondant

    ResponderEliminar
  4. Se me hace la boca agua sólo con ver las fotos....

    ResponderEliminar
  5. muy buena pinta, aun no me atrevo a hacer algo parecido, espero ir aprendiendo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que todos estamos ya un poco saturados pero aún así es un gustazo poder hacer y comer estas cosas. Te ha quedado fantástico.

    besos

    ResponderEliminar
  7. Hola patricia, lo primero feliz año nuevo y lo mejor para este año que entra guapa. El tronco de Navidad impresionante, tiene que estar bueniiiiisiiimo. un besote guapa.

    ResponderEliminar
  8. Saturados estamos todos pero son días de encuentros familiares y gusta disfrutar con los tuyos.
    El tronco tiene una pinta genial.
    Bss.

    ResponderEliminar
  9. Que buena pinta tiene este tronco de navidad, te quedo delicioso. saludos. :-))

    ResponderEliminar
  10. Patricia!!! Soy la nueva del Desafío! Acabo de leer tu bio, y no te gusta ver cebolla????? pero el sabor sí? Yo la odio con toda mi alma al cortarla, me hace sufrir muchísimo...pero después me camela y me enamora!


    Un besazo, me quedo en tu blog y ya nos vemos por estos lares!!

    muak

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno este tronco!!!! seguro que estaba buenisimo!!, feliz año!

    ResponderEliminar
  12. Delicious in taste and in appearance.

    ResponderEliminar
  13. Si es que te ha quedado para comérselo entero!!. Adoro los troncos navideños y este además de bonito tiene que estar delicioso.

    Besos y Feliz Navidad

    ResponderEliminar

Por falta de tiempo no participo en premios, memes ni cadenas, pero agradezco de todo corazón que te acuerdes de mi blog!!!

Por favor sin enlaces ni firmas con link, lamentablemente es perjudicial para el blog y tendré que eliminar ese tipo de comentarios.

Gracias por tu visita y por tus palabras!!!!